Fashion con acento

La moda es como el cine, todo el mundo opina sobre ella. Parece que todos tengamos algo que decir al respecto, y así es, la moda está presente en la vida de todos. De una manera u otra.

Para cualquier comentario, sugerencia, idea, información, no dudéis en escribirme: fashionconacento@gmail.com

Minimalismo/ s

viernes, 20 de septiembre de 2013


Le tocaba el turno al minimalismo. Después del grunge, y tras el repaso a todas las décadas del s.XX, ya solo nos quedaba el minimalismo; y eso es lo que hemos visto y nos han contado de la New York Fashion Week.

Alexander Wang es un gran ejemplo de firma comercial neoyorkina. Según el diseñador su colección es una vuelta a su adolescencia y al instituto. Años en los que reinaba lo minimal, irrumpía una nueva estética que empezó como la antimoda y se vivía la fiebre de la logomanía. Todo ello lo hemos visto en su último desfile: prendas sencillas, modelos (aparentemente) sin maquillar y mucho logo: W-A-N-G por todos los lados (incluso en mitones!) y el Parental Advisory. Pues no sé, tengo la misma edad que Alexander Wanyg y su desfile en vez de llenarme de nostalgia me ha parecido sosainas de cuidado... Y mira que difruté de esos años hablando de moda, y sin lugar a duda, llevo el minimalismo y todo lo que conlleva dentro; pero no funciona...

El desfile me recordó a Melanie Ward, la estilista estrella del minimalismo y mano derecha de Helmut Lang durante un largo periodo. La inglesa supo crear equipo junto a Corinne Day, David Sims y Kate Moss, y de allí, a la fama. Ella misma cuenta que acabó en la moda sin proponérselo, tras ser oteada en una fiesta luciendo uno de sus diseños, y acto seguido, obtuvo su primer trabajo como estilista de moda (pagado).

Por mucho que se diga, su estilo no es tan minimal. Ella misma reconoce que no entiende estas opiniones porque se ve a si misma y a su trabajo como algo más sofisticado. Lo cierto es que a pesar del uso de colores neutros, la poca mezcla de tonalidades, un maquillaje casi inexistente y su predilección por las prendas con apariencia cruda, siempre tiende a sobreponer capas, al cuero, a los corsés, hebillas, acuchillados y asimetrías.

Hace unos años la estilista diseñó varias colecciones bajo el nombre de Blouson Noir y las prendas eran ejemplos perfectos de su estilo personal y reconocible.


Prefiero recordar los 90 tal cual y no mediante las versiones, sin ningún elemento innovador, del diseñador de Balenciaga. Lo podéis corroborar gracias a esta editorial de Melanie Ward de hace casi 20 años.