Fashion con acento

La moda es como el cine, todo el mundo opina sobre ella. Parece que todos tengamos algo que decir al respecto, y así es, la moda está presente en la vida de todos. De una manera u otra.

Para cualquier comentario, sugerencia, idea, información, no dudéis en escribirme: fashionconacento@gmail.com

#FitchTheHomeless

martes, 21 de mayo de 2013






Prefiero ignorar y no dar cova a todo aquello que no me interesa o que me parece insignificante; la libertad está para ello, pero esta campaña para dar voz a los que están en contra de las prácticas de Abercrombie & Fitch me parece muy interesante.

Seguro que tras ver el vídeo os asaltan las preguntas y os dais cuenta que no sea tan fácil decantarse por "a favor" o "en contra", pero ahí está lo interesante del tema. Dejando de lado que la imagen y el producto de la firma me horroriza, el debate sobre sus opiniones y su política de empresa me parece muy enriquecedor; y no tan solo el criterio que cada uno de nosotros tengamos al respecto, sino también el qué hacer o cómo responder a semejantes aberraciones (porque lo son). Aunque no veo tan claro que otras muchas marcas, y algunas con mucho más pedigrí, no lleven a cabo políticas semejantes. Sería interesante que todas se mojaran y conociéramos su opinión, así resultaría más fácil decidir a dónde no queremos que vaya a parar nuestro dinero. En los tiempos que corren, y espero que aunque las cosas mejoren a nivel económico, no se nos olvide todo lo que estamos aprendiendo durante estos años de recesión. No hay mal que por bien no venga.

Quizás esta campaña no haga cambiar nada, ni tan siquiera los márgenes de beneficio de la empresa, pero me parece valiente idear un protesta y llevarla a cabo con todas sus consecuencias.

Esto se puede extrapolar a lo sucedido en Bangladesh, todo y que no ha quedado claro para qué marcas trabajaban las personas fallecidas o afectadas, me decanto porque todas las firmas de high street (y muchas más) llevan a cabo prácticas similares. ¿Cuál ha de ser nuestra respuesta? Difícil cuestión, pero no deberíamos dejarla de lado, reflexionemos sobre ello y actuemos en consecuencia.

Quizás no se trata de dejar de comprar ésto o lo otro, o sí, aunque creo que tendríamos que ir un paso adelante y pedir más transparencia, a la vez que pensar en alternativas reales a estas prácticas tan extendidas.