Fashion con acento

La moda es como el cine, todo el mundo opina sobre ella. Parece que todos tengamos algo que decir al respecto, y así es, la moda está presente en la vida de todos. De una manera u otra.

Para cualquier comentario, sugerencia, idea, información, no dudéis en escribirme: fashionconacento@gmail.com

Dolce Couture

miércoles, 9 de enero de 2013



Los lavados de cara son algo corriente en  moda, vaya, en el mercado. Desde Bankia a Snooky han apostado por ello.

¿Se imaginaría el clan Gucci que con la llegada de un diseñador tejano (Tom Ford) y una parisina de buena familia (La Roitfeld) se convertirían en el boom durante sucesivas temporadas? O el caso de Burberry; ¿Quién diría que la marca que confeccionaba gabardinas para maduritos y gorras, bufandas,  bolsos, bikinis, lo-que-sea con su mítico tartan camel iba a ser algo más que el complemento obligado para cualquier hooligan Proud of Being British?



El caso de Dolce&Gabbana es muy similar pero sin el correspondiente nuevo equipo creativo. Stefano Dolce y Domenico Gabbana han entendido que su firma, esa savia nueva que nacía en los ochenta de las raíces de la moda y el estilo italiano, que no milanés, necesitaba regresar al lugar que le correspondía, y no quedarse vistiendo a nuevos ricos turcos, mafiosos rumanos y acompañantes rusas. Además de volver a sus raíces: al estilo tradicional de las mujeres sicilianas, el look de gánster de la ley seca, los animal print, la lencería para ser mostrada y el barroquismo, todo ello siempre con un toque sexy, han empezado a confeccionar Alta Costura, quizás por el caché que otorga o porque el target de millonarios sigue en aumento.



El pasado mes de julio y en petit comité presentaron su primera colección de Alta Moda en el patio de un palacio siciliano situado en la falda del Etna. La sombra de Il Gattopardo de Visconti era más que alargada, y algunos de los vestidos presentados podrían haber sido parte del vestuario de la Cardinale en dicha película.


Suntuosidad sería el adjetivo de la colección. Una mezcla de inspiraciones: retablos barrocos, tapices, crinolinas, el colorido de un cuadro de Velázquez, finísimo encaje y lo que a mi me ha gustado más: bordados y telas pintadas a mano. Flores y más flores, ultrafeminidad y la plasmación de un universo íntimo y 100% Dolce & Gabbana. Welcome back!

Cada una a lo suyo: la Wintour insegura como siempre, Grace tomando notas, Scarlett no sabe donde meterse ni que hace disfrazada, Anna Dello Russo orgullosa de ser fashion victim y la Rosselini bella as always. 
Una imagen vale má que mil palabras.
Viendo las nuevas campañas de primavera- verano y los anuncios de los perfumes clásicos de la firma, es evidente que volvemos a los inicios de Dolce & Gabbana- sensualidad mezclada con tradición-  la revisión de un estilo imperecedero y el lugar del que nunca tendrían que haberse movido.